CONSULTAS MÁS FRECUENTES DEL CIUDADANO
Consultas realizadas por el Bufete Díaz-Arias   VOLVER
aqui.gif (1197 bytes)

Rendimientos de actividades económicas Estimación directa

Desafectación y transmisión de local

Cuestión planteada:

Desafectación y transmisión de un local. Se plantea si procede la tributación como un rendimiento empresarial o como incremento patrimonial de un bien no afecto.

Contestación:

Hay que hacer referencia a los apartados Dos. y Tres. del artículo 41 de la Ley del IRPF (Rendimiento Neto de las actividades empresariales y profesionales):

"Dos. Para la determinación del Rendimiento Neto de las actividades empresariales o profesionales se incluirán los incrementos o disminuciones derivados de cualquier elemento patrimonial afecto a las mismas y, en su caso, el que resulte de la transmisión inter vivos de la totalidad del patrimonio empresarial o profesional del sujeto pasivo.

"Tres. La afectación de elementos patrimoniales o la desafectación de activos fijos por el sujeto pasivo no constituirá alteración patrimonial, siempre que los bienes o derechos continúen formando parte de su patrimonio.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, en el caso de desafectación de elementos empresariales o profesionales que se destinen al patrimonio personal del sujeto pasivo, el valor de adquisición de los mismos a efectos de futuras alteraciones patrimoniales, será el valor neto contable que tuvieran en ese momento.

Se entenderá que no ha existido desafectación, salvo en los supuestos de cese en el ejercicio de la actividad, si se llevase a cabo la enajenación de los bienes o derechos antes de transcurridos tres años desde la fecha de aquélla.

(…)."

En primer lugar, hay que señalar que la aplicación de uno u otro apartado va a implicar unas diferencias de tributación de la alteración patrimonial puesta de manifiesto con la enajenación del local, importantísima.

La aplicación del apartado Dos. supondría que nos encontramos ante el último acto empresarial del sujeto pasivo, por lo que la enajenación de los bienes en cuestión generaría un rendimiento empresarial cuyo cálculo habría de realizarse de acuerdo con la normativa del Impuesto sobre Sociedades, y más concretamente, por aplicación del artículo 15.11. de la Ley reguladora de dicho Impuesto, tributando, igualmente, al tipo impositivo establecido para el mismo, esto es, el 35%.

En el apartado Tres. se establece que la afectación o desafectación de bienes por parte del sujeto pasivo a su actividad, o lo que es lo mismo, el traspaso

de bienes del patrimonio empresarial o profesional al particular del mismo no suponen alteración patrimonial alguna.

No obstante, en el mismo apartado se establece una cautela para evitar traspasos de bienes del patrimonio empresarial al particular y viceversa con la única finalidad de beneficiarse fiscalmente (por ejemplo, a la hora de transmitir un inmueble que fue adquirido varios años atrás, interesa mucho más considerarlo como un incremento de patrimonio de un bien no afecto a la actividad empresarial, calculado conforme a los artículos 44 y siguientes de la Ley del IRPF, de tal manera que, por efecto de los coeficientes reductores se reduzca o incluso, se elimine toda tributación). Por ello se establece que si se transmite un bien antes de transcurridos 3 años desde la desafectación del mismo, se entenderá, a efectos del calculo de la alteración patrimonial, que la misma no se produjo (con lo que el cálculo se haría conforme al 15.11. de la L.I.S.). No obstante, se establece una excepción, de tal manera que no será necesario que transcurran los tres años en el caso del cese en la actividad (con lo que se entendería que se trata de un bien no afecto a la actividad, calculándose el incremento de acuerdo con el artículo 44 de la Ley del IRPF).

Tal y como se señala, a finales de 1997 se produce el cese en la actividad de tapicería, de tal forma que el local en el que se ejercía dicha actividad, queda desafectado. En este sentido, se cumplen los requisitos para subsumir la transmisión del mismo en el apartado Tres. transcrito anteriormente: desafectación del local, sin que sea necesario que transcurran tres años para que el incremento de patrimonio se calcule de acuerdo con el artículo 44 y siguientes de la Ley del IRPF, al haberse producido el cese en la actividad en cuestión.

En definitiva, nos encontraremos con un incremento patrimonial de un bien que ha permanecido en el patrimonio del sujeto pasivo más de once años, por lo que, en virtud de los coeficientes reductores, la tributación del mismo va a ser muy baja.

No obstante, queda hacer otra apreciación, no referida al IRPF, sino al IVA. Así, al desafectar el local en cuestión, nos encontraremos con un autoconsumo de bienes del artículo 9. 1º. a) de la Ley del IVA:

"Se considerarán operaciones asimiladas a las entregas de bienes a título oneroso:

1º. El autoconsumo de bienes.

A los efectos de este Impuesto, se considerarán autoconsumo de bienes las siguientes operaciones sin contraprestación:

a) La transferencia, efectuada por el sujeto pasivo, de bienes corporales de su patrimonio empresarial o profesional a su patrimonio personal o al consumo particular de dicho sujeto pasivo."

Salvo mejor opinión.

Madrid, 19 de marzo de 1998.