DIRECTRICES DEL NUEVO IRPF

 
PERIODO IMPOSITIVO Y DEVENGO: Obligación de declarar

 

De acuerdo con el artículo 96 de la Ley 35/2006, del IRPF, los contribuyentes están obligados a presentar y suscribir declaración, con los límites y condiciones que reglamentariamente se establezcan.

No obstante, no tendrán que declarar los contribuyentes que obtengan rentas procedentes exclusivamente de las siguientes fuentes, en tributación individual o conjunta:

a) Rendimientos del trabajo, con el límite de 22.000 euros anuales (si proceden de un pagador) y 10.000 euros anuales (si proceden de más de un pagador).

No obstante, aunque los rendimientos del trabajo procedan de más de un pagador, si la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores, por orden de cuantía, no superan en su conjunto la cantidad de 1.500 euros anuales , el límite será de 22.000 euros brutos anuales o si se trata de pensionistas en los que su tipo de retención se fije de acuerdo con el procedimiento reglamentario.

b) Rendimientos del capital mobiliario y ganancias patrimoniales sometidos a retención o ingreso a cuenta, con el límite conjunto de 1.600 euros anuales.

c) Rentas inmobiliarias imputadas a que se refiere el artículo 85, rendimientos de capital mobiliario no sujetos a retención derivados de letras del Tesoro y subvenciones para la adquisición de viviendas de protección oficial o de precio tasado, con el límite conjunto de 1.000 euros anuales.

En ningún caso tendrán que declarar los contribuyentes que obtengan exclusivamente rendimientos del trabajo, de capital, o de actividades profesionales, así como ganancias patrimoniales, con el límite conjunto de 1.000 euros anuales y pérdidas patrimoniales de cuantía inferior a 500 euros.

Independientemente de lo expuesto anteriormente deben presentar declaración del Impuesto los contribuyentes que se encuentren en alguna de las siguientes situaciones:

- que tengan derecho a deducción por inversión en vivienda.

- que tengan derecho a deducción por cuenta-ahorro empresa.

- que tengan derecho a deducción por doble imposición internacional.

- que realicen aportaciones a Planes de Pensiones o Mutualidades de Previsión Social que reduzcan la base imponible, en las condiciones que se establezcan reglamentariamente (Según el reglamento del Impuesto han de ejercer el derecho a reducir la base imponible general del impuesto y practicar las deducciones previstas).

Esta obligación de declarar que afecta, en especial, a quienes practiquen la deducción por inversión en vivienda habitual o realicen aportaciones a Planes de Pensiones o Mutualidades de Previsión Social, excluye a un gran número de contribuyentes de la no obligación de presentar declaración por este impuesto.

Sin perjuicio de lo anterior, la Ley del Impuesto, establece la posibilidad de que la Administración Tributaria remita, previa solicitud del contribuyente, un borrador de declaración que, en principio, tiene carácter informativo, pero que si el contribuyente considera que refleja su situación patrimonial correctamente se pueda utilizar como documento definitivo.

Los contribuyentes obligados a presentar declaración de acuerdo con lo previsto en el artículo 96, podrán solicitar que la Administración tributaria les remita, a efectos meramente informativos, y sin perjuicio de la obligación ineludible de presentar la declaración correspondiente, un borrador de declaración, siempre que obtengan rentas procedentes exclusivamente de las siguientes fuentes:

  • Rendimientos del trabajo.
  • Rendimientos del capital mobiliario sujetos a retención o ingreso a cuenta, así como los derivados de Letras del Tesoro.
  • Imputación de rentas inmobiliarias siempre que procedan, como máximo de dos inmuebles.
  • Ganancias patrimoniales sometidas a retención o ingreso a cuenta, así como las subvenciones para la adquisición de vivienda habitual.

No obstante, no podrán solicitar el borrador de declaración:

  1. Los contribuyentes que hubieran obtenido rentas exentas con progresividad en virtud de convenios para evitar la doble imposición suscritos por España.
  2. Los contribuyentes que compensen partidas negativas de ejercicios anteriores.
  3. Los contribuyentes que pretendan regularizar situaciones tributarias procedentes de declaraciones anteriormente presentadas.
  4. Los contribuyentes que tengan derecho a la deducción por doble imposición internacional y ejerciten tal derecho.

La Administración tributaria remitirá el borrador de declaración, de acuerdo con el procedimiento que se establezca por el Ministro de Hacienda. La falta de recepción del mismo no exonerará al contribuyente del cumplimiento de su obligación de presentar declaración.

Cuando la Administración tributaria carezca de la información necesaria para la elaboración del borrador de declaración, pondrá a disposición del contribuyente los datos que puedan facilitarle la confección de la declaración del impuesto.

Cuando el contribuyente considere que el borrador de declaración refleja su situación tributaria a efectos de este impuesto, podrá suscribirlo o confirmarlo. En este supuesto, tendrá la consideración de declaración por este. La presentación y el ingreso que, en su caso, resulte deberá realizarse, en el lugar, forma y plazos que determine el Ministro de Hacienda.

Cuando el contribuyente considere que el borrador de declaración no refleja su situación tributaria a efectos de este Impuesto, deberá presentar la correspondiente declaración.

El modelo de solicitud de borrador de declaración será aprobado por el Ministro de Hacienda, quien establecerá el plazo y el lugar de presentación, así como los supuestos y condiciones en los que sea posible presentar la solicitud por medios telemáticos o telefónicos.